¡Te doy la bienvenida al Palabrerío!
Vas a encontrar de todo, locuras, experimentos, uno con un teclado (ese es un pesado) y mucho más.

Sos libre de continuar bajo tu propio riesgo. Yo solo soy un cartel de bienvenida.
No digas que no te avisé.

sábado, 16 de julio de 2016

Experimento IX/ Palabras a la distancia.

No es ningún accidente, el habernos encontrado en este desenfreno de estrellas
naufragando en lo negro de la noche
a esta tempestad que nos sacude, me aferro.

A esta tempestad de sentir,
tu espalda contra la mía, viendo desaparecer  las costas conocidas
mientras que la infinidad se apodera del panorama.

De esta tempestad somos cómplices.


domingo, 19 de junio de 2016

Abrazos.

Tal vez nunca comprendiera su indiferencia, la propia quizás, pero nunca la suya. Presa de una pantanosa confusión se revuelve agónico, deformado por dudas, atardeceres que nunca se darían y el peso de sus propias ilusiones.
El tan esperado eco había sido un contundente vacío. Y no comprendía, mucho menos aceptaba, ese abrazo de silencio.
Pero un abrazo es, al final incluso, un abrazo.

martes, 14 de junio de 2016

Habladurías de un loco.

- ¿Quién es?
- Pero no sé de quién son estas manos...
- ¿Cuántas veces preguntaste ya? Las manos...no son mías.
- Tuyas...Mías... Importa poco, muy poco.
- ¿Tan poco como para preguntar?
- ...usted me enferma, Gonzales.
- "Usted, excita todos mis sentidos, Gonzales" eso es todo lo que escucho.
- Todo lo que escucho...usted ciertamente oye poco. La cuenta por favor.
- ¡Oigo muchas cosas! Veintisiete cincuenta señor. Pero escucho las que me importan.

sábado, 23 de abril de 2016

Supusimos ser.

Supimos ser
ojo y arena,
la carne y su condena, como la lluvia en un techo de plástico.
Lágrima de la buena.
Contexto perdido entre el primer trago
y el otro y la segunda pitada
hasta saber qué éramos,
o hasta saber, que éramos.
Supimos ser el fondo de un café
esa mezcla de amargo con restos de azúcar.
Dulce y áspero,
y frío.

lunes, 18 de abril de 2016

Zapping

Busca su arrepentimiento, presa él también de ese engaño, el del perdón. A sabiendas de que nunca, ni aunque el verano y todos sus álamos se sacrifiquen al dorado juicio del otoño, él nunca podría perdonar su fidelidad ni su valentía.

Para la ignorancia, esa siempreviva virtud, presa fácil somos todos y nuestra pasión no será la excepción. Envueltos en momentos rodaremos sobre la cama, e ingenuos e ignorantes, sudaremos nuestras dudas.

Pero nunca su reflejo, nunca se iba su reflejo. Había quemado cargas, roto platos y tapiado ventanas, pero nunca se iba su reflejo.

Nombre, edad y condición por favor. Firme aquí.
Disconexo, vibrante y atrapado. No en ese orden. Mucho gusto.

lunes, 7 de marzo de 2016

Experimento VIII/ Pájaros

Lo que pasa es que a las diez desayunan mis pájaros —se excusaba constantemente  —y si no los alimento yo, quién? Hoy es domingo...

Se excusaba con sus libros, con sus personajes nacidos del calor de un domingo de hace mucho, antes de los pájaros, y alimentaba sus pájaros (que en realidad no eran suyos ni de nadie, eran palomas que vivían en la terraza y defecaban en su balcón) con las migas de un horroroso pan lactal.
Pensaba en cuando solía amasar su propio pan y por un momento se le ocurrió que podría volver a hacerlo...cuanto menos lo intentaría; pero ya eran las diez "y si no los alimento yo, quién? Hoy es domingo..." canturreaba.

Y canturreando se acordaba de los fogones, de los teatros y su instrumento dormitando en el armario y pensó que tal vez... Pero era domingo. Eran las diez —Y si no yo, quién? —vociferaba a viva voz.
Un gorrión se batía a duelo con una paloma gris y vieja por la posesión de un pedacito de costra —Hoy es domingo y son mis pájaros —decía, ensimismado por la refriega, observando el revolotear de plumas y picotazos, completamente  ajenos a cualquier sentido de pertenencia para con la mano (que mucho pasadas las diez) arrojaba las migas; pues no eran sus pájaros, eran las palomas que vivían en la terraza y defecaban en su balcón y que ni bien terminadas las migas volarían agitando estrepitosamente las alas a defecar otro balcón, otro domingo.

Las contemplaba irse —Lo que pasa es que hoy es domingo —canturreaba, escribía, coreaban sus personajes —y los domingos ni siquiera conmigo estoy.

lunes, 15 de febrero de 2016

Experimento VII/ Encontrarmenos.

Me encuentro y me desencuentro sin buscarme.
Sin esperarme.
Me encuentro, sepultando tus besos en el mar ante un atardecer indiferente vestido de rojo.
Me encuentro siguiendo tus pisadas en la arena, siguiendo tu perfume en esta colmena, de miles de pestañas aleteando al mismo tiempo.
Me pierdo.
En tu despertar, con tu cantar.
Y me vuelvo a encontrar, de nuevo en el principio, con un susurro tuyo doblado en mi bolsillo, tu silueta colgada de mi sombra.
Sangrando ganas de encontrarte.